El Palacio de la Moneda, ubicado en Santiago, es la casa de gobierno y sede presidencial de la República de Chile. Es un verdadero símbolo del poder en el país, y muchos de los hechos históricos más relevantes de la historia chilena se han dado en sus pasillos.

Pero, ¿cuando fue construido el palacio y con qué finalidad?

Construcción durante el periodo colonial

El proyecto inicial proviene de la época colonial, cuando el rey de España Felipe V encargó la creación de una casa de acuñación de moneda en la Gobernación de Chile a un particular, Francisco García de Huidobro. El emplazamiento de esta primera casa de moneda era diferente al actual.

En el año 1772, la Corona española decide hacerse cargo de la acuñación de moneda y para ello toma posesión de un antiguo solar que había sido utilizado por los jesuitas antes de su expulsión del territorio español. La Corona encarga la construcción de un nuevo edificio al arquitecto italiano Joaquín Toesca y Ricci, quien había sido discípulo del legendario Francesco Sabatini en Madrid.

Toesca falleció en 1799 sin ver terminado el edificio. Después de él, varios arquitectos estuvieron a cargo de la obra, la cual se fue extendiendo en el tiempo. El edificio fue inaugurado oficialmente en 1805, veinticinco años después del comienzo de las obras.

Independencia de Chile

Después del arduo proceso independentista chileno, los primeros presidentes heredaron el edificio de la antigua Gobernación, un modesto palacio ubicado sobre la plaza principal, actualmente la sede del Correo Central. Sin embargo, el edificio era pequeño y no se correspondía con la importancia del cargo de presidente de la flamante república.

Pasarían varias décadas hasta que se decidió utilizar el Palacio de la Moneda como sede presidencial. Fue el presidente Manuel Bulnes quien, en 1845, decidiera trasladarse al gran edificio de La Moneda, el cual ofició como casa de gobierno desde entonces.